INICIONOTAS DE PRENSA

Jaén en Común pide al Ayuntamiento el control ético de las colonias de gatos urbanos

El Grupo Municipal de Jaén en Común presentará en el próximo Pleno municipal una iniciativa para reclamar que el Ayuntamiento asuma la gestión de las colonias de gatos urbanos, con un método que combine la protección efectiva de los animales con la garantía de salud pública. Proponen para ello la implantación del protocolo CES (captura, esterilización y suelta), utilizado con éxito en numerosas ciudades. “El control de las colonias bajo el método CES permitirá reducir enormemente las preocupaciones sobre la salud pública que pueden surgir alrededor de los gatos urbanos. Además, es el único método que asegura una eficiencia desde el punto de vista científico y desde la perspectiva ética, en la gestión de colonias felinas urbanas, ya que mejora la vida de los animales, así como su relación con las personas que viven cerca de ellos, y disminuye el tamaño de las colonias”. – ha asegurado la concejala Sara Martínez.

Jaén en Común quiere poner de manifiesto que la existencia en Jaén de un alto número de gatos “sin responsable” lleva a la sobrepoblación en determinadas zonas provocando un indudable impacto tanto sobre el bienestar de los animales, como sobre la salud pública y la convivencia vecinal, sin que hasta la fecha desde el Ayuntamiento, competente en esta materia, se haya adoptado solución alguna. Constatan que la retirada parcial de miembros de las colonias reduciendo temporalmente la población, en algunos casos consecuencia de sacrificios no controlados que suponen un alto riesgo para otros animales y para las personas, solo provoca un incremento en la cría de nuevos gatos, al disponer de más espacio y recursos y un aumento del número de individuos hasta llegar de nuevo al techo, volviendo en poco tiempo al punto de partida.

Consideran que es evidente que la gestión de poblaciones de gatos debe ser planificada y coordinada, por lo que junto con la implantación del método CES, proponen la creación de la figura de la persona voluntaria de protección animal, con objeto de dar cobertura en un marco regulado a todas aquellas personas que individualmente o como miembros de asociaciones protectoras se vienen ocupando hasta la fecha del cuidado y el control de las colonias felinas, que es responsabilidad del Ayuntamiento.

En opinión de Sara Martínez -“el trabajo de personas voluntarias y asociaciones que ya cuidan de las colonias de forma no regulada, y arriesgándose a ser sancionadas, es clave para que este programa de esterilización y suelta tenga éxito, ya que tras la esterilización, estos se devuelven a su territorio, y los voluntarios les facilitan alimento y refugio, realizando un seguimiento vigilando si aparecen nuevos gatos o completando el propio programa con la socialización y adopción de los cachorros y ejemplares jóvenes que existan y puedan ser retirados a tiempo de la colonia.”